domingo, 7 de mayo de 2017

¿Por qué soy docente?

Pueden no creerme pero nunca me hice esa pregunta, la respuesta es tan simple que no le veía sentido contestármela. Pero debo reconocer que sí me la han hecho numerosas veces. Especialmente cuando el interlocutor avizoraba futuros más interesantes para mi persona.
La respuesta simple era que ser docente me agradaba y en otros posteos he intentado explicar el porqué de tal afición.
Hoy voy a dar otro ejemplo. El año pasado llevé un 4to año a la muestra de Malévich en Fundación Proa.  Si bien es cierto que la Revolución Rusa es un contenido curricular de 4to año no era ése el motivo de la salida. Por caso también he llevado a 4tos años a muestras del México prehispánico.
Los llevé porque consideré que necesitaban (necesitábamos) tener esa experiencia.
Y la escuela está para garantizar el acceso a esas (y otras) experiencias.
Hoy, domingo, en mi casilla de mails hay uno de Manu, una de las concurrentes. Me cuenta que está en Nueva York, en el Moma, sentada frente a Cuadrado blanco, un cuadro que ”nos faltaba”  en la muestra de Proa, aclara. Y me manda la foto. 


Malévich, los alumnos, ser docente, sensaciones agradables una mañana de domingo

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...